Newsletter


¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO DECIMOS “MARKETING INTELIGENTE”?

El marketing inteligente es un conjunto de prácticas orientadas a mejorar la experiencia del consumidor en el punto de venta.  Se construye con estrategias innovadoras, creativas y dinámicas para el punto de venta pero también se sostiene con el acompañamiento de parte de los colaboradores. Los retailers más innovadores del mundo invierten sus recursos en la combinación perfecta de estos componentes y recurren a especialistas para que sus locales sean únicos, y bueno, ¿Con qué herramientas contamos en retail?

 

·         Las herramientas tecnológicas e internet son aliados perfectos para promover, así como también para gestionar acciones de comunicación y marketing. Son tus agentes o vendedores digitales, siempre en contacto con el público, consumidores potenciales y clientes. Cuando cada uno de nosotros se prepara para salir a la calle, nos vestimos de la manera en que buscamos ser percibidos (prolijos, coloridos, serios, estrambóticos, originales o sofisticados). De igual manera, una marca “sale a la calle virtual” con sus acciones on-line. Por ejemplo, una estrategia adecuada en redes sociales atrae a tu público objetivo, incentiva el engagement con la marca y  motoriza las ventas. Mucho más si se combina con actividades que vayan en el mismo sentido dentro del entorno off-line. Obtenemos una fuerza implacable de posicionamiento. ¿Lo estás utilizando?

·         Por otro lado, tenemos la opción de mejorar la relación con el canal de ventas, dar soporte a clientes y utilizar herramientas en la web para fortalecer el branding. Nuestra imagen de marca se construye no solo por lo que decimos, si no más bien por cómo actuamos. ¿Cómo atendemos en nuestros puntos de ventas? ¿Tenemos alternativas de compra on-line? ¿Cuánto tiempo tarda una respuesta a una consulta por un producto o pedido? Solemos decir que una imagen vale más que mil palabras, pero una acción vale más que mil imágenes, de esto hay que estar seguro.

·         Otro recurso del que podemos valernos es de un canal de incentivo para los colaboradores, por medio de un sistema único de relación, que busca fidelización, acercamiento y gratificación. Las herramientas como éstas, que se pueden utilizar en el punto de venta, pueden proporcionar una tabla de puntos paralela al volumen de ventas deseado y, a partir de allí, trabajar con premios y bonificaciones. Los equipos de campo  bien motivados rinden mucho más.

·         La personalización de aplicaciones, diseño, comunicación, productos, entre otros aspectos, ayuda a satisfacer cada demanda de forma singular. No somos todos iguales (nunca lo fuimos) pero romper con el paradigma de un producto, atención o servicio estandarizado irrumpe en la actualidad como nunca antes. Desde los años 70’s hay una tendencia creciente a la explotación de los consumos de nichos, pero hoy es casi una regla venderle según cada tipo de persona. Ser original dejó de ser una opción para convertirse en regla. Algo paradójico pero jamás tan cierto.

·         Crear experiencias extraordinarias para todos los sentidos. La típica pelea caricaturesca entre el cerebro y el corazón, en marketing, la ha ganado el órgano que late a base de emociones. Por lo general, compramos por aspectos mucho más profundos que simplemente el resultado de una cuenta racional de costos y beneficios. Hasta la adquisición de un 2×1 nos hace sentir más inteligentes que el resto, por conseguir la mejor oferta en el momento adecuado. Motivo mucho más fuerte que el simple ahorro.

·         Por último, no debemos olvidarnos de las decisiones basadas en el análisis de datos, una práctica invaluable en el marketing inteligente. La información es el combustible que te permite diseñar, personalizar, humanizar, interactuar e imaginar nuevas posibilidades. Si no, caminas a ciegas.

 

VOLVER